domingo, 10 de enero de 2010

Error en el sistema

Evil Minded
Torcido y perverso, Evil Minded emprende una gira por EE.UU y Europa. Antes de su partida definitiva, Oswaldo J. Hernández se entromete en la intención de este proyecto musical catalogado como una de las mejores propuestas del año pasado por la crítica británica.
Seguir leyendo...
Existe una asepsia y un orden inquietante en la base de operaciones de Evil Minded. Desde un quinto nivel se gesta cierto “plan maestro” como crítica al sistema social y todo lo convencionalmente llamado “normalidad”. “Es necesario ser organizado si intentas manipular a los medios de comunicación y las formas aceptadas de interacción humana. Es necesario, sobre todo, si lo haces a través de la música”, explica Mako, el cerebro operacional detrás del proyecto musical Evil Minded.

Últimamente, cada suceso parece indicar que su misión va, toda, viento en popa.

Primero, a causa de que Evil Minded se despide esta semana de los escenarios de Guatemala (lea Ctrl+Alt+Delete) y luego porque Mako, cubierto con un pañuelo y de-trás de unos sintetizadores y una computadora, se dedica a referirme que su estilo estridente ha dado cabida a todo tipo de lecturas: “Que si música como mecanismo de terror, que si maridaje en la investigación de sonidos (speedcore, grindcore, digital hardcore, industrial) que si un acto consciente de desesperación, que si está enfermo o loco, que si lo que hace es absolutamente avant garde…”. En fin, su música ha funcionado sin “necesidad de proponérselo” o “tratar de entenderlo”, dice.

Ya, con algún acierto, el filósofo Emil Cioran apuntaba: “Todo lo que no es desgarrador es superfluo; en música, por lo menos”. Conviene la frase para decir lo bien que ha desgarrado la música, un tanto violenta, visceral, de Evil Minded, a tal grado de “estar haciendo un ruido muy intenso” en distintas latitudes del planeta a lo largo del año que acaba de concluir.

Mako presentó, en primera instancia, tres producciones (Necrotizing fasciitis, Complex corrupt y The ahputa! chronicles) para completar un total de 8 álbumes, todos descargables gratuitamente desde el sitio oficial de la agrupación. En el texto manifiesto Evil Minded, Mako reconoce “haber utilizado software no autorizado para producir infinidad de sonidos” y “destruir la cultura de consumismo en masa que sofoca la creatividad del arte… Es un crimen cobrar por algo tan descarado como Evil Minded”.

Esta actitud irreverente sólo ha dejado una serie de desconciertos favorables. Por ejemplo, la aparición de un par de videos, en noviembre pasado, en el compilatorio This is Terror 12: Dj Plague Vs. Smurf, The ultimate battle of the apocalypse distribuido en Holanda y Japón con apoyo del sitio speedcore.ca y la disquera europea This is Terror; una mención importante en el artículo Guatemala: Cero Fronteras, de la publicación mexicana Warp magazín; así también, dos reseñas en la revista inglesa rockmidgets.com que anteponen al proyecto Evil Minded como “una aparatosa secuencia de gritos, de golpes, riffs estridentes y locura electrónica abrasadoramente monstruosa y sorprendente”. La calificación Rm’s Best of 2009 (top 5) le fue otorgada por la misma publicación británica, especializada en propuestas musicales de todo el globo con alto potencial de convertirse en, según indican, Gods of rock (Dioses del rock).

“Ni idea de por qué gusta lo que hago; pero si no lo hiciera, seguramente me dedicaría al asesinato serial o algo parecido”, dice Mako, medio en broma y medio en serio, remitiéndose a la gran frustración de “la industria y la escena musical que no logra decantar en Guatemala”.

“Es realmente ridículo. Necesitas estar enfermo para dedicarte a la música en este país de m... Por supuesto, ¡yo estoy enfermo!”. Mako ríe, siniestramente, y no me queda muy claro si hablo con su personaje, su álter ego Evil Minded (de mente malintencionada) o con el tipo oculto debajo de la máscara; no lo sé. Pregunto: “¿Mako, sos bipolar?”. “¿Bipolar? No. Multipolar sí, pero bipolar no lo creo... Estoy un poco atrofiado, nada más”, responde tal autócrata, tal dictador.

Joder en el sistema
Es casi palpable la consolidación de la carrera de Mako como un productor y músico peso pesado en el género industrial, grindcore y speedcore a un nivel de primer mundo. En consecuencia, Evil Minded está conciente de acudir “al verdadero campo de batalla”, trasladarse a Holanda con una breve escala en Los Ángeles y Nueva York, y despedirse de Guatemala definitivamente.

No obstante, tras su álter ego, Mako arrastra –muy a su pesar, confiesa– una “infancia de lo más normal” y una trayectoria importante en “el rollo de la música thrash y punk nacional”. Fue parte de bandas como Sádica, Cuarto cisterna, Domestic fool, Spora, Los hijos de su madre y AstroZombies. En todas ellas, a cargo de los tiempos en la batería y la producción.

“Mi primera batería fue el regalo de graduación acompañada de un consejo, el único consejo de mi madre en toda su vida mientras escuchaba un solo de batería de Bill Ward (Black Sabath). Ella dijo: ‘Qué tiene ese tipejo que vos no podás hacer: tenés dos piernas, dos brazos. ¿Qué te impide superarlo?’”.

En adelante consiguió, si no superar a sus “ídolos”, igualarlos y “olvidarlos”. En el texto manifiesto, que aparece en su página oficial, indica: “Olvida a tus rock stars... tú eres el protagonista y el antagonista al mismo tiempo”.

¿Pero a quiénes necesita Mako sacar de su cabeza? Ubico, quizá, sus primeras influencias. Aunque no queda del todo claro, en la base de operaciones de Evil Minded hay discos de The misfits (mucho merchandise además), The great kat, 2 Minutos, Napalm death, Bad religión, Cere-bros exprimidos... Todo lo pesado, guiños de aceleración e ideologías contestatarias y originales.

En esas estanterías está la base para recordar a Sádica en los Thrash attacks en el sitio Guatemala Musical de la zona 1 a principios de los años noventa; o “cierta vergüenza”, dice Mako, con Cuarto cisterna; o la convergencia de la acidez, el grunge, el skate punk, el thrash y la ironía inteligente de Domestic fool, en 1996.

“Con Domestic, no presentábamos los requisitos de una actitud comercial, no nos pasaban balón grupos tipo Bohemia Suburbana o Viernes Verde... entonces nos quedaba nada más mofarnos del sistema, de la escena musical de esa mara y enfocarnos a construir algo por nuestros propios medios”, recuerda Mako. “Incluso tuvimos que infiltrarnos en los estudios de Primera Generación, de Giacomo Buonafina por las madrugadas y sin su consentimiento para grabar nuestros casetes y repartirlos gratuitamente en los conciertos que organizaban las radios que se negaban a pasar Domestic fool. Era una manera de joderles el sistema y funcionaba”, agrega.

Domestic fool grabó tres discos oficiales (Do it for your self, Use no hooks, Still waiting For the end) antes de la definitiva separación a principios de este siglo. Sin embar-go, Mako, desde 1999 trabajaba ya distintos proyectos paralelos e independientes, entre ellos, una primera intención de Evil Minded y una breve pero relajadora intromisión a la escena punk subterránea de Guatemala con los grupos Spora, Los hijos de su madre y AstroZombies.

También creó el estudio profesional de grabación multimedia M.I.R. records con dedicación a grabar y promover “a toda la mara fuera del circuito co-mercial”, indica Mako reafirmando el nudo que sostiene la máscara de calavera que oculta su verdadera identidad y que lo acompaña en cada presentación que realiza. La máscara ya es parte de su personalidad.

M.I.R. records tiene un aproximado de 20 producciones, todas protegidas por el sello intelectual e internacional de esta empresa independiente.

Malas intenciones
Pido a Mako que busque de dónde surge la intención de un proyecto como Evil minded.
Su respuesta: “De dónde iba a ser sino de mi punto más oscuro, donde me terminé de retorcer”.

Una pausa, pensativo, Mako reanuda la conversación como lo haría un obsesivo compulsivo: “Viene de un cáncer fulminante y de llenar un vacío. El punto de transición que aporta la muerte de mi madre, no del todo en el sentido sentimental, sino en el aspecto de responsabilidad al lidiar con la vida ante dos opciones: te pegas un tiro o asu-mís el mundo con completa insensibilidad. Opté por encontrar el punto de equilibrio entre esas dos opciones. Traducido, el equilibrio en Evil Minded significa destrucción, caos y de eso crear errores en el sistema por medio de un experimento musical”.

Turbio y denso, el nuevo sonido de Mako, hizo trasladar en varias ocasiones el centro de operaciones de Evil minded. Primero a Costa Rica, luego a Los Ángeles y Virginia, en Estados Unidos. “Allí terminé de empaparme de cómo sí funciona una industria musical alternativa y sobrevivir de ella”.

A las puertas de una nueva etapa en su carrera este artista rememora oportunidades que nunca lograron concretarse: un encuentro fracasado con la banda Error, un contrato con Epitaph Records, tocar con Brett Gurewitz (Bad religion) y Greg Puciato (Dillinger scape plan) y Leopold Ross (Error) y el productor Atticus Ross (Nine Inch Nails) debido a una diversidad de problemas familiares. Recapitula también otra ocasión, luego de retornar a Guatemala, el llamado de otra banda importante de Digital Hardcore, en Seatle, Rabbit Junk. “Otra vez, más problemas y no pude participar”.

“Esta vez si no regreso, por nada”. Mako se refiere al viaje que hará a finales de enero de este año invocado por CSR Speedcore Resístance (global) y This is Terror Records en Holanda con el ofrecimiento de brindar apoyo logístico y territorial a M.I.R. records y al proyecto Evil Minded en el montaje y producción de eventos en toda Europa.



CTRL.+ALT+DELETE
EVIL MINDED SE DESPIDE DE GUATEMALA CON EL CONCIERTO DENOMINADO CTRL.+ALT+DELETE (GT FINAL SHOW) ANTES DE INICIAR UNA GIRA DE TIEMPO INDETERMINADO POR ESTADOS UNIDOS Y EUROPA. EL EVENTO SE LLEVARÁ A CABO EL SÁBADO 16 DE ENERO, A LAS 7 P.M., EN BAD ATTITUDE (4A. AVENIDA 5-10, ZONA 1). ENTRADA LIBRE.
PARTICIPARÁN: ELOTE LOKO, STYLEMAKER, JOHNKAUFKA, SOLRACK, ANOREXORCIST, VIRUS BÉLICO, REDHKA, DR3D, Y EVIL MINDED.


EN POCAS PALABRAS
Sistema
“Reglas por las cuales algunos se rigen, orgullo de la civilización; sustento de hipócritas”.

Destrucción
“Única solución”.

Álter ego
“El que habla en este momento”.

Música
“Anti Música”.

Paranoia
“El pan de cada día”.

Humanidad
“Tiene los días contados; abran paso a los insectos y bacterias. Amén”.



T. Oswaldo J. Hernández ohernandez@sigloxxi.com
F. Cecilia Cobar ccobar@sigloxxi.com

4 comentarios:

Eddy Roma dijo...

Excelente retrato. El trabajo de Mako sigue sin recibir el reconocimiento que le deben. Con todo, su persistencia le permitió llegar a un territorio a donde otros, que se las llevaban de "gruesos", ni se asomaron. Sobra decir que afuera hay más competencia, pero no dudo que Evil Minded sabrá imponerse. Éxitos.

gee9 dijo...

Totalmente orgullosa de Mako y de sus persistencia, mas bien insistencia por hacer las cosas.. De verdad espero que se de una vuelta por sudametica pronto..

Don Hugo dijo...

Nos vemos el sábado

Wendy García Ortiz dijo...

También me gustó el retrato, justo desde una óptica externa que permite describir esa incomprensión de la que siempre ha sido víctima. Aunque, ahora que lo pienso es eso mismo lo que lo trajo hasta aquí, no? Felicidades Mako!