domingo, 25 de octubre de 2009

Una venada en Laos

Silvia Östberg Morales | Cooperación internacional
Jaime Barrios escribe acerca de una guatemalteca que ha consagrado su vida a trabajar para diferentes entidades internacionales dedicadas al desarrollo.
Seguir leyendo...

Silvia Östberg Morales, originaria de Mazatenango, vive ahora en Laos donde, el sudeste asiático, país en el cual dirige las operaciones del Instituto Pasteur, una prestigiada organización francesa con sede en París.

El principal proyecto a cargo de Silvia Östberg Morales consiste en la construcción y establecimiento del Instituto Pasteur de Laos. Un centro que estará a cargo de proyectos de
investigación y de salud pública y que será dirigido por el Ministerio de Salud de la República Democrática Popular de Laos.

“En la oficina de coordinación de Laos somos sólo tres personas las que vemos las acciones de los cuatro países involucrados en el proyecto (Camboya, China, Laos y Vietnam). Luego, en cada país hay un grupo de entre 6 y 7 médicos, científicos y administradores, lo que conforma un equipo de unas 40 personas quienes trabajamos en la parte del equipo de Vigilancia e investigación de situaciones epidémicas en el Sureste de Asia, SISEA (Surveillance and Investigation of Epidemic Situations in Southeast Asia), incluido el Instituto Pasteur, en París”.

El Instituto Pasteur es una organización privada, sin fines de lucro, cuya misión es contribuir a la prevención y el tratamiento de enfermedades, principalmente las infecciosas. Lo hace por medio de la investigación, la educación y las actividades de salud pública. Estas tres actividades han sido los pilares del Instituto desde su creación, en 1888.

Si bien se mantiene fiel al espíritu humanista de su fundador, Louis Pasteur, la investigación biomédica ha estado siempre a la vanguardia de la ciencia y fue el origen de varias de las principales disciplinas como la microbiología, que también ayudó a sentar las bases de la inmunología y la biología molecular.

El perfil profesional y académico de Silvia Östberg Morales refleja a una mujer con gran capacidad de liderazgo, versátil y de activa creatividad. Silvia realizó estudios en la Universidad de Estocolmo, en donde obtuvo una licenciatura en Ciencias Sociales, con una tesis premiada.

Ha vivido en diferentes países por motivos familiares y también de trabajo. Entre otros, Costa Rica, Suecia, Camboya y también en Colombia, en donde dirigió la oficina de la organización internacional Save the Children. En Suecia ha trabajado como directora de proyectos de Cáritas y en otras organizaciones de cooperación.

A pesar de su significación profesional en el extranjero, con puestos de dirigencia en diferentes países y organizaciones internacionales, Silvia no olvida su país de origen. Extraña el lenguaje guatemalteco, los dichos, el paisaje y la comida. “Aunque dejé Guate hace 25 años, hasta hoy, siempre me las he arreglado para proveerme de masa en polvo, y tan a menudo como pueda, echar yo misma unas tortillitas al comal (que no es de barro sino de hierro) adquirido en Costa Rica hace ya una tanatada de años y que siempre forma parte de mi equipaje de base cada vez que he cambiado de país”, indica.

“Pero más que todo extraño la posibilidad de trabajar en Guatemala y por Guatemala. Con casi 20 años de experiencia en la cooperación internacional para el desarrollo, aún sigo esperando tener la oportunidad de volver y de hacer algo por mi país porque, obviamente, creo tener la capacidad de contribuir con ideas y con acciones concretas para el avance de Guatemala”.

T: Jaime Barrios Carrillo. jbarrios@sigloxxi.com F: Archivo, Siglo 21.

3 comentarios:

Lucero dijo...

Conocí en Colombia a Silvia y recuerdo muy bien su capacidad intekecturak, técnica y humana. Un persona muy valiosa. Me encanta haber tenido la oportunidad de conocerla y tratarla. Lucero Zamudio- Colombia

Gabriel Abularach dijo...

Silvi tiene la capacidad de entender y asumir las dificultades con gran entereza y creatividad, es un orgullo para nosotros decir que es nuestra paisana, orgullo mazateco. Te esperamos pronto, en el calorcito de tu tierra.

Deyanira dijo...

Yo tuve la oportunidad de conocer a Silvia y puedo decir la gran persona que es.

Una persona alegre, sincera y con un gran corazon.

Una persona que a pesar de haber vivido muchos anos fuera de su pais sigue manteniendo su espiritu y su patriotismo Guatemalteco y eso es de admirar.