domingo, 27 de setiembre de 2009

Nuestros músicos contemporáneos


Tres músicos han sido invitados en octubre a las charlas de Formación Musical del Centro Cultural de España. José Luis Escobar escribe sobre sus intervenciones y trayectorias.
Seguir leyendo...
Martes por la mañana. La calle peatonal de Cuatro Grados Norte se llena por unos minutos con los sonidos de una conga. Es Fernando Pérez, quien hace gala de su talento como percusionista y posa para el lente de esta revista.

Para quienes trabajan en el sector es inusual iniciar su rutina con semejante acompañamiento. Su curiosa mirada encuentra la mía, tratando de ubicar la fuente musical. En cuestión de segundos se acomodan a los ritmos latinos, tanto, que el lugar se torna sepulcral cuando la sesión de fotos termina.

Cuando Fernando guarda su instrumento yo alisto el mío. Grabadora en mano, me siento con él enfrente del Centro Cultural de España (CCE), lugar en el que dará una charla en octubre, sobre un tema que conoce muy bien: el jazz latino.

El percusionista es uno de los tres músicos invitados por el Centro de Formación Musical del CCE, el cual está a cargo del músico Paulo Alvarado. Además de Fernando participarán David de Gandarias y Renato Maselli (lea Los sábados).

El propósito del programa formativo es dotar a sus asistentes del conocimiento para analizar las características de la música contemporánea mediante la audición y visualización de videos musicales, el debate, la charla ilustrada con registros fotográficos, y la participación de conferencistas invitados.

Fernando Pérez: “Agarre el sabor”
“Vamos a hacer una pequeña introducción a los orígenes del latin jazz y, claro, tendremos también algunos instrumentos con los cuales vamos a interactuar. Tocaré algunas piezas para que la gente agarre sabor”, dice Pérez.

Él está habituado a actividades de este tipo. Colegios, universidades y empresas privadas buscan sus conocimientos para desarrollar lo que él llama dinámicas musicales, talleres que tienen por fin estrechar los lazos afectivos y laborales de los diferentes grupos.

Pero esta no es la única manera en la cual Fernando canaliza su talento. También lleva su música a los escenarios con una banda bautizada con su nombre y con el sufijo “y su latin jazz band”.

“Música favorita: latin jazz”, escribe el percusionista en su bitácora virtual, resumiendo en dos palabras su gusto por los ritmos afrolatinos. En su blog, el artista mantiene informado al público de sus proyectos musicales (lea Concierto).

“Me inicié en la música a los 5 años de edad, pero me acerqué a la percusión en 1979, en la cual logré desenvolverme plenamente”, señala el también flautista y pianista, egresado del Conservatorio Nacional de Música. Su identificación con la percusión lo llevó a formar, en 1988, el grupo Ensamble de percusión latina; en la actualidad se presenta con su Latin Jazz Band.

En 20 años de trayectoria ha alternado con Willie Chirino, Tito Puente y la orquesta de Ray Barreto. Ha tocado para las orquestas de Julio Sabala, María Marta Serra Lima, y ha organizado en el país conciertos con la agrupación de Compay Segundo y Tito Puente Jr., Furat Kauduri, Víctor Tomassino, Jim Oldren, Dave Weckl, y otros.

Grupo Leyenda, Raza Latina, Banda Dimensión, Super Banda Raudales, La Gran Familia, Ensamble Latino, Ensamble Acústico, Cantos Do Brasil, Canto General, Grupo Equinoccio, Alux Nahual y Golpes Bajos, figuran también en el historial de participaciones de Fernando, quien cuenta con cuatro producciones musicales: En el barrio, Mi padre el jazz, Caravana más allá del jazz, y Jazz de luna, su más reciente disco. Su tercer material cuenta con la participación de Furat Kauduri, quien interpreta el kanun, uno de los instrumentos folclóricos de su natal Iraq.

“Espero que asista un público muy diverso, para que haya muchas preguntas. En la medida de mis conocimientos me gusta resolverlas y entrar en diálogo con las personas. Eso es muy enriquecedor”, cita Fernando. A manera de invitación, dice: “El latin jazz surgió en 1940, simultáneamente en Europa y América, pero fue en los años 60 cuando el mundo se dio cuenta de esto”.

Concierto
El viernes 30 de octubre, a las ocho de la noche, Fernando Pérez y su Latin Jazz Band presentan Latin jazz blues.

El concierto se llevará a cabo en El Sitio, Antigua Guatemala. La admisión es de Q60. Junto a Pérez (percusión latina) participan los músicos: Carlos Duarte (tecladista), Rolando Gudiel (bajo), Leonel Franco (batería), Germán Giordano (guitarra) y Carlos Lara (voz principal). Más información al 7832-3037.

David de Gandarias: El canto de las aves
Martes por la tarde. Dejo atrás a Fernando y me traslado de Cuatro Grados Norte al Centro Histórico de la ciudad. Ahora el penetrante aroma del café me acompaña en la barra de uno de los Café León, mientras espero a David de Gandarias.

Me ubico cerca de la entrada y dejo a la vista mi grabadora y libreta de anotaciones, con la esperanza de que me reconozca. Es la primera vez que me entrevisto con él.

En una de las mesas cercanas alguien ordena, y una corazonada me dice que es mi entrevistado. Estoy en lo cierto.

La entrevista no se desarrolla en el típico esquema de pregunta y respuesta, al menos la primera parte. David me comentó de sus rebeldías de adolescente, de las giras que junto a un grupo musical hizo por el país, de su exilio y de los años que vivió en Italia (casi 20), país en el que se graduó en Música Electrónica en el Conservatorio Gioacchino Rossini de Pesaro.

“También estudié piano en el Conservatorio Nacional de Guatemala”, dice, mientras sorbe un café americano y me comenta de Microcerculus (microcírculos) y La buga, los temas que abordará en su charla.

El primero es un proyecto realizado por él, aproximadamente tres años atrás, en el que utilizó los cantos de las aves para componer música. Recogió los sonidos durante sus visitas al cerro San Gil, una reserva ecológica de Izabal.

“Hice un trabajo de tres movimientos. El primero reúne a un grupo de músicos garífunas con el canto de los pájaros. El segundo, a uno de flautas mayas y a las aves. El tercero tiene que ver con la música mestiza y con las aves, desde luego. Cada uno de ellos está dedicado a las tres culturas que se relacionan con la vida natural en la reserva”.

El canto de esta ave, conocida popularmete como chinchibirín (microcerculus marginatus), sorprendió a David, mientras caminaba por el bosque tropical húmedo de San Gil. Quedó perplejo al escuchar de entre la vegetación lo que parecían ser arias operáticas. “A este pajarito se le llama de tercera generación, porque tiene un canto extraordinario, hace progresiones musicales”, explica.

Que este trabajo de David esté relacionado con Izabal no es casualidad. Desde su regreso a Guatemala, en 1996, encontró en el Caribe guatemalteco el ambiente ideal para sus inquietudes. Desde entonces radica más tiempo en ese departamento que en la capital, y durante la última década se ha involucrado en diferentes proyectos (no sólo musicales) con la comunidad garífuna.

Es esta empatía con la música caribeña la que lo llevó, en 2002, a desarrollar La buga, el segundo tema de su charla en el CCE. Los sonidos propios de la región continúan siendo motivo de trabajo para el músico (lea Reedición).

“Es el resultado del encuentro entre dos grupos de artistas, uno mestizo y el otro ladino. Yo coordiné la actividad, que derivó en un montaje integral (incluyó el aporte musical de De Gandarias) sobre el escenario. La buga es un espectáculo multimedia en el que hay danza, teatro, proyecciones y tratamiento digital en vivo. Es un trabajo que dura dos horas y es bastante complejo”.

De Gandarias se ha desempeñado como compositor e ingeniero musical; ha realizado también labor como percusionista, pianista, productor discográfico radial y de televisión.

Como ingeniero proyectista de instrumentos musicales electrónicos ha participado en la extensión de más de una docena de proyectos instrumentales digitales, así como en el diseño de sistemas computarizados para el tratamiento de la señal acústica.

Como compositor ha escrito música instrumental para diversos grupos y solistas; su mayor producción está constituida por su trabajo con los medios electroacústicos y de multimedia. Su obra se caracteriza por su compromiso con lo social y la búsqueda de un lenguaje personal basado en las propias raíces, a partir de la investigación de la tradición popular.

El CD Percursos de hormigo, senderos de silicio, es ejemplo de su interés social y musical. Lo editó en 1998 y fue su primer trabajo realizado en la región centroamericana para marimba completa y computadora.

Reedición
De Gandarias forma parte de la Organización Negra Guatemalteca (Onegua), entidad que organiza para noviembre, junto a la Secretaría de la Paz, el relanzamiento de una producción que recoge parte la música de la cultura garífuna. El material, originalmente fue editado por el Instituto Guatemalteco de Turismo, hace veinte años.

Música tradicional garífuna de Lívingston, es el título del material, que reúne al jazzista Byron Sosa, al investigador de la cultura garífuna Alfonso Arrivillaga, y parte de los archivos musicales (muchos aún inéditos) del fallecido antropólogo Alfredo Gómez Davis.

El relanzamiento estará acompañado por un ensayo, autoría de De Gandarias, acerca de los distintos géneros de la música garífuna.

Renato Maselli: Electroacústico
Pasa el miércoles. Llega el jueves, y a unas cuantas horas del cierre de esta edición comprendo que no podré entrevistarme con Renato Maselli, el tercero de los músicos invitados por el Centro de Formación Musical.

“Renato, junto a otro colegas, está en un encuentro en Brasil”, me informan en Caja Lúdica, colectivo del cual Maselli es cofundador. Entendí entonces el porqué del silencio de Renato a los correos electrónicos.

Sin embargo, Samuel Ochoa, gestor cultural de Caja Lúdica, me ayuda a construir un perfil de Maselli.

“Él es sonólogo. Estudió música electrónica y le gusta experimentar con los sonidos. Hace muchas intervenciones sonoras y audiovisuales”, resume Samuel. Agrega que también da charlas sobre música electrónica y electroacústica. Este último tema es el que Maselli desarrollará en CCE.

En junio pasado el nombre de Renato figuró entre los créditos de Las profanas, obra teatral que musicalizó. Renato, entre otras piezas, ha compuesto Expectations (1996), Landscape (1997) y Puntos y líneas, con el escultor Dennis Leder, en 1998. Entre sus producciones de estudio se pueden mencionar Real-ity y Zonas adyacentes, en 2001; y Gracias, también de 2001, que fue creada en Holanda en el estudio de música electroacústica Steim (STudio for Electro Instrumental Music).

“Renato suele colaborar a menudo con otros colegas artistas, no sólo músicos. Su obra está dispersa en muchas propuestas. No le gusta pregonarla, pero trabaja mucho en su casa, creando constantemente piezas musicales. Siempre está en algún proyecto”, indica Samuel.

La estadía de Renato en Brasil responde a uno de esos proyectos. Del 14 de septiembre al 4 de octubre, Caja Lúdica participa junto a otros grupos escénicos de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, El Salvador, México, Perú, Venezuela y España.

En un montaje sin precedentes en la región iberoamericana, todos los países formarán un solo elenco para llevar a escenarios brasileños una adaptación de El Quijote de la Mancha, basados en el texto del dramaturgo colombiano Santiago García.

El estreno será en la favela Tiradentes, de Sao Paulo, donde está la sede del grupo Pombas Urbanas, que también participa en el montaje. Luego tendrán cuatro presentaciones en diferentes puntos de la ciudad. Cada grupo tiene a su cargo una escena. Caja Lúdica participa con una pieza que integra la mística de la cosmovisión maya, dando vida a distintos personajes del Popol Vuh, trasladando la historia de Cervantes a otras dimensiones.

Con el estreno de la obra se realiza también el lanzamiento oficial de la Red de Teatro en Comunidad, en el marco del II Congreso Iberoamericano de Cultura, un evento organizado por el Instituto Pompas Urbanas (Brasil) y la Corporación Cultural Nuestra Gente (Colombia).

Este congreso plantea el tema Arte y Transformación Social, bajo el cual Caja Lúdica, a partir de hoy y hasta el 4 de octubre, realizará un encuentro mesoamericano. El mismo es un preámbulo a otro evento con países de la región que se hará en Guatemala, en octubre. Para los detalles de este encuentro visite Caja Lúdica , Caleidoscopio, y Red Maraca.

Los sábados
Las charlas contempladas en el programa del Centro de Formación Musical se imparten semanalmente en el Centro Cultural de España, ubicado en la calle peatonal de Cuatro Grados Norte, zona 4. La asistencia es libre.

Este es el más reciente de los talleres del Centro Cultural, instaurado cinco meses atrás. Con anterioridad, esta institución ha desarrollado, en similar dinámica, programas orientados a las artes visuales y a la cinematografía.

“Los talleres se centran en explorar e interpretar desde un punto de vista histórico y social las expresiones musicales de nuestro tiempo, haciendo especial énfasis en el panorama guatemalteco”, se lee en la información institucional del Centro, disponible en su página web: cceguatemala.com.

Al frente de la versión musical del Centro de Formación está Paulo Alvarado, quien suele invitar a colegas de su medio para enriquecer los contenidos. Igor de Gandarias, Joaquín Orellana y el DJ básico3 participaron durante este mes en las actividades sabatinas, las cuales se inician a las diez de la mañana y concluyen a la una de la tarde.

Agenda
Cada mes se ofrece un módulo distinto. Los temas para octubre son:

Sábado 3. Microcírculos y La buga, con David de Gandarias como invitado especial, quien hablará acerca de la computadora como instrumento musical y la música garífuna.

Sábado 10. Renato Maselli es el invitado del día y comentará la frontera que existe entre lo académico y lo popular. Su participación se titula La electroacústica hoy.

Sábado 17. La jornada entera se destinará al jazz: Generalidades, La era del swing y Jazz fusión.

Sábado 24. Fernando Pérez hará un recorrido por la historia del latin jazz y un taller de percusiones.

Sábado 31. La sesión se dedicará al rock: Generalidades, pop y rock: ¿diferencias? Un género adolescente.

T. José Luis Escobar. jescobar@sigloxxi.com
F. Cecilia Cobar, ccobar@sigloxxi.com. Morena Pérez, mperez@sigloxxi.com. Archivo Siglo 21.

0 comentarios: