domingo, 30 de agosto de 2009

El nuevo bar del Centro


José Luis Escobar describe una opción para degustar un café o una copa de vino, antes o después de visitar la exposición de turno.
Seguir leyendo...
BAR CENTRAL
7a. avenida 12-32 zona 1.

Una sala de exhibiciones y un bar comparten los ambientes de (Ex) céntrico, un espacio habilitado por el Centro Cultural de España cuatro meses atrás, en plena zona 1.

¡Vaya simbiosis! El Centro se encarga de calendarizar exposiciones y charlas para quienes buscan nutrir su apetito cultural, y el Bar Central, que opera en el primer nivel de este recinto, suple los alimentos y las bebidas.

A la agenda del centro cultural se suma la propia del bar, con noches especiales para melómanos como los miércoles Ipoderos, ideados para “reivindicar al dj que todos llevamos dentro”, según reza en los volantes electrónicos que difunde el bar desde su perfil en Facebook.

La oferta musical se complementa con la alianza que de momento el bar gesta con la editorial Libros mínimos y la librería Sophos, para publicar obras en pequeño formato y realizar lecturas temáticas cada 15 días.

El ambiente en el Bar Central es un tanto camaleónico. La barra, los sofás y las sillas de porte antiguo atraen, de día, a los trabajadores del sector (así como a los estudiantes, maestros, artistas y colaboradores que frecuentan el Centro Cultural Metropolitano) y, al caer la tarde, cautivan al público que busca el solaz en los bares del Centro Histórico.

Con una selección de música bastante ecléctica (siempre a un nivel moderado) la amalgama de su clientela, sin importar la hora, tiene asegurada una atmósfera relajada en las dos salas del lugar; ante ella es imposible negarse una taza de café o una copa, el día que sea, pues este sitio abre de lunes a domingo.

¿Los clientes? ¿La música? ¿Los sofás? O quizá sus precios para nada exorbitantes. En la receta del éxito que este sitio comienza a tener, el menú es un ingrediente vital. Hay un toque casero (salsas) en las pizzetas (entre Q22 y Q25), baguetes (entre Q20 y Q30) y bagels (Q18).

Los embutidos y quesos que se utilizan en su preparación son importados y también se ofrecen como entradas (Q60 y Q70). Las baguetes de jamón serrano y chapina (frijol con pico de gallo) son de las más pedidas. Para los vegetarianos hay ensaladas (entre Q22 y Q26) y licuados de fruta.

En el mobiliario, detrás de la barra destaca un ropero (que combina con el estilo de las sillas de apariencia antigua). De las botellas de su interior se sirven copas de vino, y preparados de vodka y ron. También hay cervezas. Todas estas bebidas cuestan Q15, y Q13 cuando es la hora feliz (de 6 p.m a 8 p.m.).

7 DÍAS
El bar abre toda la semana. De lunes a miércoles de 8 a.m. a 12 m. De jueves a sábado, de 8 a.m. a 1 a.m. Los domingos de 9 a.m. a 8 p.m.

MÚSICA
El próximo jueves, a las 8 p.m. se presenta el dj basico3 con aeroSonico, un concierto electrónico que exprime los sonidos a sintetizadores (antiguos y modernos) y a la batería. La entrada es libre.

VIGILANCIA
Hay servicio de seguridad privada. A partir de las 8 p.m. se puede estacionar en la calle. Durante el día hay parqueos aledaños. Por las noches está abierto el parqueo del Centro Comercial Capitol.

T. José Luis Escobar. jescobar@sigloxxi.com
F. Cecilia Cobar. ccobar@sigloxxi.com

1 comentarios:

Astrid dijo...

Buen lugar... inclusive para ser escenario periferico de una obra de teatro para niños, como lo fue la obra de Armadillo.