domingo, 19 de julio de 2009

“Voy a tener que abandonar mis investigaciones”

Jack Schuster* Bichología
Ustedes saben que he trabajado con varias especies de ronrones para delimitar áreas de endemismo y priorizar la conservación de los bosques. Uno de los estudios en los que participo trata de determinar si se ha diversificado la genética en las poblaciones aisladas en los volcanes de Guatemala desde el final de la última glaciación (hace unos 11 mil años).
Seguir leyendo...

Si cada volcán tiene una población diferente de la de los demás, para conservar nuestro patrimonio genético tendríamos que tener reservas en cada volcán. Si no hay diferencias, una o dos reservas serían suficientes.

Pero la propuesta Ley Marco de Bioseguridad (visite la página de Conap) me parece que va a hacer imposibles mis investigaciones. Es algo vago, pero, si lo interpreto correctamente, para estudiar el ADN (los genes) de estas poblaciones, que involucra su clonación, tendría que cumplir con ciertos requisitos:

Pagar a alguien para hacer un análisis de riesgo (¡cómo puede haber riesgo...son organismos muertos!).

Para esta evaluación tendría que reportar cuál es la secuencia de ADN que estoy tratando de clonar (¡eso es lo que queremos averiguar!)

Si por alguna razón se acepta esta evaluación imposible, tengo que publicar en dos medios de comunicación escrita de mayor circulación la solicitud del permiso (o sea, tengo que pagar miles de quetzales en vez de usarlo en mi investigación….tal vez más de lo que me cuesta el proyecto entero si incluyo lo que pago por el análisis de riesgo.)

El público tiene 20 días para criticar o responder a mi solicitud.

Noventa días después de aplicar, la Comisión de Bioseguridad debe emitir su recomendación.
El ministerio (del cual depende el organismo) tiene un año para decidir si lo aprueba o no.
¡Si no cumplo con esto, me meten en el bote de 2 a 6 años y me cobran de 30 a 50 salarios mínimos!

Este tipo de ley sólo inhibe la investigación. Lo que puedo hacer en un par de meses no puedo empezarlo sino uno o más años después. ¿Qué agencia me va a financiar así?

Me parece que la ley está escrita para controlar semillas o plantas genéticamente modificadas, pero no han considerado las consecuencias o ramificaciones sobre estudios de otros organismos. Aparentemente, si siguen dando los cursos de Biotecnología e Ingeniería Genética en las universidades, ¡también pueden meter a alumnos y profesores en el bote!

Ojo. NO estoy opuesto a una política pública o marco de ley de bioseguridad; al contrario, se necesitan reglamentos urgentemente. Pero deben considerar las consecuencias en otras ramas de investigación y consultar con personas de varios campos que trabajan con biotecnología y genes, con gusto estaríamos dispuestos a ayudar. Está la Comisión de Biotecnología del CONCYT que reúne a expertos en biotecnología, la cual no fue consultada en la formulación de esta política.

Si este Marco de Ley sigue como está, voy a tener que abandonar mis investigaciones. Mejor estudio comportamiento de ronrones pasteleros (pastel de vaca)…hasta que pro-pongan una Ley de Regulación de Pasteles Transgénicos.

*El doctor Jack Schuster (jschuste@uvg.edu.gt) es director del Laboratorio de Entomología Sistemática de la Universidad del Valle de Guatemala.

3 comentarios:

Leonel dijo...

Dr. Schuster,
Leo con regularidad su columna en este blog y su artículo de hoy me causó cierto espanto.
Nuevamente se da el caso de una ley mal redactada, basada en buenas intenciones pero con pésimo desarrollo, cuya única propuesta de solución es agregar burocracia.
¡Cuántas experiencias tenemos los chapines de que nueva burocracia significa sólo más mordidas que dar, si no es que la pérdida definitiva del bien que se pretende proteger!
Viendo el sitio del Conap no encontré la propuesta a que usted se refiere. Creo que se trata de la llamada “Propuesta de Ley de Seguridad de la Biotecnología Moderna para Guatemala” (disponible en http://conap.gob.gt:7778/conap/documentos/biotecnologia/Propuesta%20de%20Ley%20de%20Seguridad%20de%20la%20Biotecnologia%20Moederna%20para%20Guatemala.pdf) y si ese es el caso lamento informarle que las multas no son de 30 a 50 salarios mínimos sino de ¡30 mil a 50 mil salarios mínimos!
Estoy de acuerdo con usted en que este tipo de ley sólo inhibe la investigación.
Saludos cordiales,

Monica dijo...

Trabajamos en un proyecto donde queremos caracterizar una familia de proteinas que utilizan los mosquitos para ser resistentes a los insecticidas. Es importante conocerlas, para poder prevenir de mejor manera la malaria, dengue, etc. Si esta ley pasa, no podria realizar esta investigacion, por tanto costo y burocracia! Y si lo hago igual, mis colaboradores y yo iriamos a la carcel! Como queremos que el pais progrese si impedimos la investigacion de nuestros problemas locales? Los que promueven este tipo de leyes dicen que hay que protegernos de las transnacionales, pero al promulgarlas solo nos haran depenientes de ellas ya que no podremos desarrollar tecnologia local!

Pensadora critica dijo...

Dr. Schuster,

Lo felicito porque Ud. como científico está contribuyendo al desarrollo de Guatemala. Lamentablemente, no se puede decir lo mismo de la ley que Ud. comenta. La ley es una aberración total para el desarrollo, desde que parte de un "principio precautorio" que invalida toda comprobación científica. Los ambientalistas que proponen leyes como estas, no sólo se engañana así mismos pensando que sus ideas no validadas efectivamente van a proteger al ambiente, sino que adicionalmente están tomando decisiones por otros guatemaltecos que deben tener la libertad de elegir si desean o no hacer uso de la biotecnología. Hasta la fecha, se ha comprobado que el uso de cultivos modificados genéticamente por ingeniería genética, no sólo ha ayudado a resolver temas de seguridad alimentaria y salud en los países que ya la utilizan, sino que son la herramienta más poderosa en protección ambiental al reducir el uso de pesticidas y el freno contra la deforestación, pues permiten producciones de hasta 5 veces más que las técnicas de subsistencia típicas de las áreas rurales de Guatemala. Lo más triste es que estos grupos ambientalistas se benefician de la ignorancia de las personas, transmitiendo constantemente mensajes en contra de la biotecnología, via radio en lenguas mayas, obteniendo el apoyo de los pequeños agricultores, quienes desconocen que estos grupos ambientalistas los están condenando a la miseria perpetua! Ya es hora que surga un grupo de gente pensante que se pronuncie en contra de los atropellos de los grupos de "desinformación" que, fuera de ayudar a resolver los problemas prioritarios de país, se dedican a infundir miedo y temor, promoviendo la locura por encima del sentido común! YA BASTA!!!