domingo, 14 de junio de 2009

Cuando la realidad supera a la ficción

Sergio A. Ramírez escribe sobre un cortometraje que da cuenta de la violencia en el asentamiento Mario Alioto. La misma violencia ha segado la vida de cuatro artistas que participaron en él.
Seguir leyendo...

“Nunca pensé que Barrio se iba a convertir casi en un video fúnebre”, se lamenta Walter Cruz, escritor y director del cortometraje.

Y es que desde que se grabó esta película, en 2005, cuatro de los jóvenes que participaron han muerto asesinados.

Barrio es un cortometraje de 20 minutos de duración, grabado en video, que nos presenta el temido y muchas veces desconocido mundo de las maras en Guatemala.

Pese a que fue filmado hace 4 años, el documental se estrenó a finales del año pasado. Seguirá presentándose en distintos escenarios en los próximos meses, pero está disponible en el mercado pirata. A Cruz no le molesta. “Yo nunca pretendí hacer dinero con este trabajo; que esté disponible en la Sexta y los mercados es una buena manera de que se distribuya. Yo mismo no podría reproducirlo y venderlo más barato”.

Cruz, egresado de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños de Cuba, cuenta con una amplia trayectoria en la producción de programas de televisión y documentales, ambos con temáticas de tipo social. Fue de esta forma que conoció a fondo el asentamiento Mario Alioto, ubicado en Villa Nueva, que con más de 1,700 familias es conocido por sus altos índices de violencia y por estar bajo el dominio de las maras.

Luego de pasar varios meses visitando el asentamiento, Cruz y su equipo de trabajo pudieron conocer el día a día del lugar, a través de las historias que los mismos vecinos les contaban. La base de elenco de Barrio fue el grupo de teatro Iki Balam, que fundara Miguel Gaytán para ofrecerle a los mareros una alternativa de vida a través del arte.

El guión cuenta la historia de Don Maco, quien al recorrer el barrio todos los días para entregar los recibos del agua es testigo de cómo la delincuencia, la drogadicción, la desintegración familiar y la prostitución son el caldo de cultivo perfecto para un ambiente tremendamente conflictivo y violento. En su camino se verá atrapado en la pelea entre El Vago y El Crazy, dos pandilleros armados y peligrosos.

Solamente Luis Escobedo (Don Maco) es actor profesional; los demás personajes estuvieron interpretados por vecinos y expandilleros que formaban parte de Iki Balam y que vieron en el cine una posibilidad de contar hacia adentro y hacia afuera la historia de su barrio, de lo que les toca vivir, pero sobre todo, de lo que quisieran cambiar.

Lamentablemente los “ajustes de cuentas” le han pasado factura a algunos de los jóvenes. El primero en morir fue David Moreno, el Bio, el niño que interpreta a un cobrador de extorsiones. En la vida real fue abatido a balazos poco tiempo después de que su hermano, el Cachetón, un temido miembro de la mara rival, también fuera asesinado.

El caso con tintes más dramáticos es el de Manuel Orozco, conocido como Fu. Habiendo dejado las maras por el arte, logró viajar con el grupo de teatro Caja Lúdica a Alemania para realizar algunas presentaciones y se ganaba la vida como payaso y mago en fiestas infantiles. Pero Fu nunca logró huir por completo del asedio de los mareros y en 2006 sufrió un ataque armado que lo dejó en silla de ruedas. En 2009, tan sólo unos meses después de haber visto el estreno de Barrio, Fu nuevamente fue atacado, pero esta vez no logró salir con vida.

A esta triste lista, se le acaba de sumar Saulo Hernandez, El Chuky, que junto a otros cinco jóvenes fue masacrado el 30 de mayo. Saulo fue el encargado de pintar los grafitis que aparecen en el cortometraje.

El hermano de Fu es uno de los que pudieron dejar el mundo de Alioto. Es cantante de hip hop, el Ekis Ekis, como le gusta identificarse y dos de sus canciones se utilizaron para musicalizar el cortometraje.

En su momento Walter Cruz y su equipo de trabajo cambiaron la rutina habitual de los vecinos del Alioto que colaboraron y se entusiasmaron con la grabación de esta película. Lo hicieron durante siete días. Cuatro años después, el barrio sigue ahí, sólo que algunos de sus habitantes ya no están con vida o han debido irse a otro sitio en busca de las oportunidades que por años se les han negado.

Barrio. Cortometraje dirigido por Walter Cruz, producido por Walter Cruz, Ana Carpio, Vinizzio Rizzo y Rafael González. Guión: Walter Cruz y Miguel Gaitán. Disponible en la 6a. avenida de la zona 1 y en mercados de la ciudad.

T. Sergio A. Ramírez. sarplus@yahoo.com
F. Morena Pérez Joachin. mperez@sigloxxi.com

1 comentarios:

Ricardo dijo...

nesecito saber donde conseguir este cortometraje por internet gracias coyote7254@hotmail.com