domingo, 26 de abril de 2009

Un refugio ideal

En Casa del Águila, José Luis Escobar encuentra que en La Catapeña la música y la historia también se mezclan con la gastronomía.
Seguir leyendo...

La Catapeña

4º Norte. ruta 3 y vía 5, Z.4

Hay que cruzar un pequeño puente para subir al segundo nivel de Casa del Águila. El corto trayecto permite contemplar, rodeado de plantas, un conjunto de mesas y un escenario ubicados en el primer piso. Es el jardín, uno de los ambientes principales de La Catapeña.

Juan Manuel Velásquez, el chef del restaurante, me explica que durante los trabajos
de revitalización del inmueble se optó por dejar sin techo esa parte de la casa. El resultado fue un espacio abierto, que con su música y vegetación, invita a recorrer el edificio desde el nivel de la entrada principal de la casa.

“La altura ganada a las paredes dio la sensación de estar frente a una roca grande, por lo que se le asoció a una peña”, señala. De ahí el nombre del restaurante, el cual se completa con la palabra cata, en clara alusión a los vinos. “Contamos con una amplia selección”, asegura el chef.

Cocina de autor

El menú se caracteriza por la fusión de la cocina oriental con la europea. Es Velásquez quien confiere su toque personal en cada receta. En los platos se aprecia una fuerte presencia de la comida árabe, tailandesa e italiana.

El plato de entradas (Q87) que lleva el nombre del lugar contiene Baba Ganoush (dip de berenjenas) con tajín, variedad de quesos y pan árabe relleno de tomate y queso. La variedad y la cantidad determinan el precio de las boquitas (desde Q42 hasta Q174).

Pastas, lomito, salmón y pollo figuran entre los platos fuertes del menú, que van de Q83 (pollo a la parmesana y albahaca) a Q155, un salmón con salsa de caramelo sobre una base de toronja y naranja. Una copa de vino cuesta entre Q45 y Q80; las botellas, entre Q98 y Q130. La carta de bebidas es internacional; hay no alcohólicas (Q16 y Q18) y cocteles con licor (Q35 a Q40).

Para el postre (Q25 a Q40) puede escoger un pudín de cereza, un mousse de chocolate o el mosaico, un pastel frío con diferentes capas de chocolate. Los helados son otra especialidad, son artesanales y cada semana se procura tener un sabor diferente.

“Pasado, comida fusión, atmósfera única. Esta es una casa antigua que invita a la gente a comer en un sitio fuera de lo normal. Sin ir muy lejos, es el lugar ideal para refugiarse”.

Reserve
Horario: lunes a sábado, de 11 a.m. a la medianoche. Teléfono: 2360 0438. Hay parqueo propio. Puede reservarse para seminarios, exposiciones, conciertos y eventos sociales.

Pasado
En el inmueble funcionó, en 1890, el Ministerio de Sanidad Pública. El estilo mudéjar data de los años 20. En la década de los 40 operó la fábrica de pisos El Águila, que le dio el nombre al hoy centro cultural.

Música
Maf, cantante costarricense, se presenta los jueves y viernes, a partir de las 9 p.m. Interpreta temas propios, a ritmo de bosanova y trova. La acompaña el percusionista guatemalteco Lenín Fernández.

T: José Luis Escobar jescobar@sigloxxi.com
F:
Morena Pérez J mperez@sigloxxi.com

1 comentarios:

obux dijo...

Que buen review, creo que definitivamente voy a dar mi vuelta por el lugar. Saludos!