domingo, 19 de abril de 2009

Alux Nahual: 30 años de buenas canciones




Escribieron cerca de 70 temas y ha llegado el año de desempolvarlos. Jorge Sierra pregunta por la esencia de la banda y los planes de celebración que tienen en su aniversario.
Seguir leyendo...

Se reúnen desde hace varios años para celebrar su música, pero esta vez hablan de un concierto especial, al menos en la ciudad, con varios invitados conformando una gran orquesta. También se contempla una gira departamental, a lo largo del segundo semestre de este año.
No es para menos. El 16 de junio se conmemoran los 30 años de fundación de Alux Nahual, esa incombustible banda de rock en español que logró convertirse en un ícono de la música popular centroamericana. Su trayectoria artística concluyó oficialmente en febrero de 1999, tras 20 años de actividad continua; grabaron nueve álbumes, y compusieron unas 100 canciones, dejando un legado que alcanza dos generaciones de seguidores.
Alux Nahual está integrado por Ranferí Aguilar, un sereno y efectivo guitarrista; Paulo Alvarado, un cellista confiado y atrevido; Óscar Conde, un flautista y saxofonista que aprendió a bucear entre decibelios; Lenín Fernández, un inquieto y firme baterista, y Álvaro Aguilar, un cantante con voz colectiva. Todos ellos hacen planes para celebrar las tres décadas de la banda, algo de lo que hablan aquí por primera vez para la prensa y que sirve de paso para conocer una visión íntima de su trayectoria.

Entusiasmo por el futuro
“Lo que haremos es celebrar los 30 años y la música de Alux, que ha sido el motivo de nuestras reuniones anuales desde hace seis años”, dice Ranferí.
Óscar agrega: “Nuestra música hoy sigue representando para la gente algo importante, y para nosotros también; es decir, tiene el mismo valor como cuando fue compuesta. Las canciones adquieren más valor con el tiempo porque siguen siendo aceptadas por la gente”. Paulo comenta: “Ahora estamos en una etapa en la que no hacemos música como grupo, pero ¡qué rico es tocar después de todo este tiempo! Estás mucho más tranquilo, sosegado, sin la preocupación de tener que quedar bien con nadie. La motivación para mí de subirme al escenario es la misma”.
Aun con ese entusiasmo, ellos no se plantean reagruparse. “Hay una gran diferencia entre reunirnos para tocar y reactivarnos como banda. La razón por la que Alux Nahual no siguió fue porque crecimos en lo individual de forma diferente y cada quien siguió sus propios intereses. Quizá después de dar una vuelta volvamos a coincidir, pero no ahorita”, opina Óscar.
Ese futuro, con nostalgia de por medio, podría de repente invadirles. Lenín lo deja ver así: “Yo me doy cuenta de que la sonoridad de Alux le da otra dimensión a las canciones escritas por los integrantes. He tocado canciones de Óscar o Paulo con otros músicos, pero no suenan igual. Ese sonido de Alux es muy particular. En ese sentido quiero ser un poquito visionario al decir que llegará un momento en que el ciclo se va a cerrar y va a despertar de nuevo ese deseo de reunirnos cuando alguno de ellos tenga una canción”.

La esencia de Alux
¿Cuáles son los materiales con que se construye Alux Nahual? ¿Qué hace que, a sus 30 años, la banda aún convoque a un numeroso e incondicional público que canta junto con ellos sus canciones combativas, de denuncia social o historias de amor? Quizá sea la franqueza de sus letras o la estética sonora que combina la instrumentación eléctrica con la acústica, a ritmo de rock o balada pop, que en ocasiones parece hacer préstamos estilísticos a grupos setenteros de hard rock y art rock, lo que crea una inquietud, una tensión y un poderío emocional que atrae y gusta.
Según Ranferí, se trata de ideales: “Había un sueño, un pensamiento, un deseo: queríamos ser una banda con nivel internacional, pero que conservara sus raíces guatemaltecas”. “Para mí, el espíritu de Alux está hecho principalmente de buenas canciones. Luego está la camaradería. Nosotros tuvimos una dinámica paralela a lo musical, supercreativa. Hubo también complicidad”, opina Óscar. Paulo expresa: “Alux Nahual estaba hecho de musicodiversidad. De estímulos culturales muy diferentes. Los físicos a eso le llaman ‘combustión espontánea’. De repente se presentaba una idea y algo pasaba. No era gente que venía cortada con la misma tijera. Por eso en nuestros discos cada canción es un experimento; es un mundo. Y si quizá al final se uniformó un poquito, aún había suficiente diversidad. Y eso es en mucho la materia de la que está compuesta el grupo, de la camaradería, del deseo de hacer canciones, no precisamente de moda, y estaba esa cuestión de la diversidad cultural de todos”. Lenín da un salto a la intimidad: “Nosotros somos amigos; es fácil vernos juntos en un restaurante. Y lo que siempre ha habido en esta banda es respeto”.
En esta conmemoración la banda hará repaso a 15 años de carrera, desde su primer disco, Alux Nahual (1981), hasta el séptimo, Se cantan retratos (1996). La agrupación ha logrado que después de tres décadas el público los mantenga vivos musicalmente. Y este año espera que vuelva a entonar con ellos sus canciones.

PAULO ALVARADO
Es quizá el más descosido y el más inquieto de la banda. Si bien es cierto que el cello es su instrumento habitual, hoy por hoy confiesa tocar flauta, tenor de pico, trombón y guitarra. Esta última por culpa de una rifa. Sin embargo, todos son vías para darle rienda suelta a su imaginación, la que se materializa ahora cuando escribe música para una película, para cuartetos de cámara, y en los preparativos del ciclo de canciones para coro. Ha grabado varios discos y está fuertemente vinculado al Cuarteto Contemporáneo. Pero ajeno a ese mundo académico y de experimentación, Alvarado es de los que extrañan estar con la banda. “Es una experiencia que nos marcó la vida. Y de una manera positiva. ¿Cómo no va uno a extrañar algo que siempre tuvo aspectos tan extraordinarios?”. A sus 48 años, vive con su esposa y dos hijos.

RANFERÍ AGUILAR
Después de los ruidosos acelerones con su guitarra, Ranferí se decanta por la etnofusión. Eso mismo lo llevó a experimentar con otra instrumentación: las flautas de barro, las caparazones de tortuga, las tonajas y la percusión corporal. Si algo ha descubierto desde su salida de Alux, es la improvisación vocal. “No es hasta que uno se suelta a explorar, cuando uno descubre lo que tiene”. Aguilar también reconoce ahora el fuerte poder de comunicación de la música en el proceso de enseñanza. Su experiencia musical la ha puesto al servicio de dúos, tríos, cuartetos, también a la danza, música para documentales y películas. A la fecha lleva grabados cuatro discos: De países y estrellas, Hacedor de lluvia, Mujeres jaguar y Nacimos sin miedo. Según dice, reunirse de nuevo con sus amigos y cómplices sirve, “para darle vida a las canciones que valen la pena”.

ÓSCAR CONDE
Es el de mayor edad de los Aluxes. Es alguien que le otorga un sabor inconfundible a la música de la banda desde 1982, con su saxofón, flauta y teclados. Hoy mismo ha aprendido a tocar la kalimba, originaria de África. Sus composiciones fueron recopiladas recientemente en El libro de canciones (un libro y un disco). Según confiesa, lo que ha podido apreciar en todo este tiempo en el oficio de escribir canciones es saber utilizar de forma adecuada los silencios. Sus hijos también se han involucrado en la música. ¿Extraña a la banda? Conde, con optimismo, reconoce: “Siempre. Por la chingadera y porque me hace falta estar con gente creativa y positiva”.

LENÍN FERNÁNDEZ
Pocos se imaginan que su especialidad es la percusión; en principio la batería y últimamente la tonaja, un instrumento de barro que hace seis años construyó junto a Carlos Chaclán. Desde que Alux Nahual se retiró, Fernández muestra interés en la composición y en desarrollar nuevos proyectos, como la Orquesta Centroamericana de la Papaya, en la cual intervienen 19 músicos de los siete países de la región. Se ha metido al estudio para grabar sólo una parte de su propio material, pero sin completar un disco. En los últimos tres años se ha incorporado también a la radio. Fernández guarda una idea gozosa de los encuentros anuales con sus compañeros. “El mero hecho de reunirnos a tocar la música que ha sido referente para miles de centroamericanos justifica cualquier cosa o momento”.

ÁLVARO AGUILAR
Ha sido la primera voz del grupo. Cuando comenzó Alux tenía 20 años. Tras la ruptura de la banda, lo suyo quizá ha sido incrementar sus habilidades musicales y sus capacidades técnicas de producción y grabación con diferentes softwares. A la fecha ha logrado concretar cuatro producciones discográficas: Tren de luz, Echoes of the maya biosphere, Entrevista con el viento y Atrapasueños. En breve, Álvaro espera grabar dos discos más: uno de éxitos y otro de canciones en inglés para distribuirlos en línea. Aparte de fungir como asesor del ministro de Cultura y Deportes, busca momentos para jugar al tenis y compartir con su familia, incluidos sus cuatro hijos.


OTROS ALUXES
Alux Nahual creció y forjó su personalidad con la ayuda de otros músicos. En la lista figuran: los bateristas Javier Flores, Pablo Mayorga y Orlando Aguilar; el violinista Jack Schuster; y el bajista Plubio Aguilar.
De Orlando (46 años) se sabe que tocó por un tiempo con Fernando Scheel. Luego de cambiar la batería acústica por una electrónica abandonó el instrumento. Fue uno de los fundadores de la tienda de discos El duende. Hoy radica en Florida, Estados Unidos.
Schuster (65 años), doctor en entomología, es director del Departamento de Ecoturismo, de la Universidad del Valle de Guatemala. Se retiró de la agrupación en 1988. Formó el grupo Hot Sanate, y es miembro habitual del grupo de rock y country Kemosabe, donde además de violín, interpreta la mandolina y la guitarra.
Plubio (47 años), tras el rompimiento de Alux Nahual en 1999, inició una carrera como solista en la música gospel. Grabó el disco Siento tu presencia, en el cual se reencuentra con la guitarra y el canto.

5 comentarios:

Alexxx dijo...

Alux ha sido una de las mejores bandas de rock, son un super clasico, que bueno que se reunen para celebrar esos 30 años

anareis dijo...

Estou fazendo uma campanha de doações para criar um projeto com minibiblioteca comunitária e outras atividades para crianças e adolesçentes,preciso da ajuda de todas as pessoas de bom coração,doe de 1,00 a 10,00.Doações no Banco do Brasil agencia 3082-1 conta 9.799-3 Que DEUS abençõe todos nos.Meu e-mail asilvareis10@gmail.com

jc_aquino dijo...

Me he enterado tarde. Pero desde El Salvador mi profunda admiración a la mejor banda que he escuchado (soy músico) y con toda propiedad puedo afirmar que Alux fue y es una banda fuea de tiempo, le falta madurar mucho a los demas para igualar el concepto musical y la calidad de las liricas, instrumentos, mensaje y compromizo. Saludos.

Anónimo dijo...

Vendo dos entradas para el concierto de Alux por no poder asistir al mismo son Generales las dejo en Q 150.00 (más baratas que en taquilla) interesados llamar al 5917 7505.

mike dijo...

Vendo dos entradas para el concierto de Alux por no poder asistir al mismo son Generales las dejo en Q 150.00 (más baratas que en taquilla) interesados llamar al 5917 7505.